sábado, 15 de diciembre de 2007

Aníbal Sampayo


Aníbal Sampayo, compositor, poeta, escritor, investigador del folklore latinoamericano, nació en Paysandú el 6 de agosto de 1926, hijo de trabajadores del campo, comienza sus actividades musicales en 1939 en programas de radio.

En el año 1940 actúa integrando un conjunto de guitarras en el Teatro Florencio Sánchez de su ciudad natal.

Entre los años 1941 y 1948 realiza giras por el interior del país y varias provincias argentinas, actuando en radios, teatros y festivales.

Conjuntamente con su vida de artista, lleva adelante investigaciones sobre el origen del folklore y precisamente en el año 1948 colabora con los trabajos de otros investigadores, entre ellos, el musicólogo Lauro Ayestarán.

A fines de 1948 comienza una gira -que finalizará a principios de 1953- por Brasil, Paraguay y Bolivia realizando actuaciones en distintas radios y teatros así como también en la reciente inauguración de la televisión de Río de Janeiro. Actúa en La Paz y Cochabamba en festivales de música folklórica sudamericana.

En 1953 y de vuelta en el país, realiza actuaciones mensuales en Radio "El Espectador" que repite en el año 1958. Actúa periódicamente en el SODRE, Casa Americana, etcétera, destacándose también sus actuaciones en Radio "Argentina" y Radio "Belgrano".

En el año 1956 comienza a grabar discos para los sellos Pampa y Odeón.

Junto a Atahualpa Yupanqui, Jaime Dávalos, Eduardo Falú y otros inicia en 1960 "El Festival de Cosquín" (Argentina), el encuentro folklórico más importante de Latinoamérica, en donde actúa por más de una década como artista y jurado.

En 1963 recibe como premio el "Disco de Oro" otorgado al compositor más popular de Uruguay y Argentina.

Al año siguiente es premiada en Cosquín su más conocida creación: "Río de los pájaros". También en 1964 presenta trabajos sobre el origen de la canción social en el simposio de Misiones que son publicados y constituyen hoy un invalorable material de consulta.

En 1966 es invitado como representante artístico del Uruguay a la inauguración de la Red de Televisión Venezolana y participa también en los festivales latinoamericanos de folklore en la Provincia de Salta (República Argentina). En el año 1967 actúa en España, principalmente para la televisión de ese país. De allí viaja a Cuba en donde participa como representante de Uruguay en el "Encuentro Mundial de la Canción de Protesta".

En el año 1969 participa en el Festival "Argentinísima". Recibe También, en reconocimiento a su trabajo de difusión de la cultura y música popular en Latinoamérica, una plaqueta de oro por parte de la OEA.

Entre los años 1960 y 1971 se editan más de 12 LP en Argentina y Uruguay para los sellos "Microfon", "Clave", "Mallarini", "Discjockey", "London" entre otros. Sus canciones están traducidas al francés, inglés, japonés, hindú y otros idiomas y han sido y son interpretadas por artistas de todo el mundo entre ellos, Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Los Olimareños, Los Calchaquíes, Quilapayún, Los Fronterizos, Joan Manuel Serrat y otros.

Los más conocidos entre sus temas son: "Kichororó", "Río de los Pájaros", "Patrón", "Hasta la Victoria", "Hacia la aurora", etcétera. Entre sus obras podemos destacar su cantata "A José Artigas" creada en 1970 en homenaje a nuestro Héroe Nacional.

El contenido de sus canciones está enraizado en la geografía humana que habita en la zona sur de América, cuya expresión ha sido cuidadosamente estudiada por el compositor.

La canción del litoral, surge como forma musical fundamental que Sampayo proyecta más allá del carácter natural de baile popular que tienen por ejemplo la galopa y el chamamé.

Reflexionando sobre el arte popular, nos dice Sampayo: "El arte y compromiso están unidos. El pueblo es el poseedor de una experiencia insustituible. Por lo tanto, cuanto mayor es el compromiso y la integración del artista con su pueblo, es inevitable e imprescindible que el creador haga suya las necesidades y derechos de su gente".

Durante la dictadura militar, fueron prohibidas sus canciones y discos en Uruguay y Argentina.

En infinidad de emisoras uruguayas y de las provincias de Misiones, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires los encargados de discoteca mostraban los surcos de los discos de pasta rayados a punta de clavo, para asegurar la no emisión del cancionero de Sampayo.

En la cárcel se mantuvo creativo y sus canciones lograban salir de la prisión para ser interpretadas por cantantes de toda América Latina. El "Cielito del Prisionero" es una de ellas, cantada por la venezolana Lilia Vera; "El Terito" por Numa Moraes y entre otras, una zamba que dedicara a Jorge Cafrune, cuando, aún en prisión, se enterara de la muerte del gran folklorista argentino.

De la prisión salió también, "El Sitio Heroico" una obra completa en verso dedicada a Leandro Gómez, que en la década del noventa el músico sanducero Hugo Merlo musicalizara y grabara.

Otro puñado de canciones que Sampayo guardó en su memoria recién se grabaron en el exilio, como un aporte musical-militante a los compañeros.

Realizó giras por todo el mundo y grabó por ejemplo la "Cantata a la Liberación" y el disco simple editado en Panamá "Generales del Pueblo", dos canciones dedicadas a Omar Torrijos y a Líber Seregni. Su actividad creativa y militante en el exilio fue amplia y fecunda.

En el año 1982 realiza una gira que abarca los principales países de Europa actuando en salas y radios de España, Francia, Italia, Alemania, Suiza, Bélgica, Holanda y los países escandinavos.

Actúa especialmente en la Folketshus de Estocolmo, en homenaje al Premio Nóbel de Literatura Gabriel García Márquez.

En el año 1983 graba un larga duración con su obra "Canto a la Liberación". Aníbal Sampayo retoma en esta cantata popular las formas instrumentales propias del folklore afro-indoamericano, pero sin dejar de lado los instrumentos modernos. Partiendo entonces de lo autóctono, el compositor incluye novísima instrumentación a fin de lograr una proyección musical de valor universal.

Esta obra que se caracteriza por su calidad musical y su hermosa expresión poética es presentada por Aníbal Sampayo en los países escandinavos y europeos a mediados del año 1983.

En Suecia actúa en el Salón Azul de la Stadshuet de Estocolmo, en un acto cultural en reconocimiento al gobierno y pueblo sueco para con su solidaridad con los exiliados uruguayos y en donde estuvo presente el asesinado Primer Ministro Olof Palme, su esposa y destacadas personalidades del gobierno, el arte y la cultura sueca.

Durante el año 1984 lleva su "Canto a la Liberación" a Latinoamérica, presentándose en teatros, radios y televisión de Méjico, Panamá, Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua. En ese mismo año actúa en diversas ciudades y canales de televisión de Canadá y Australia.

En el año 1985, al regresar del exilio, graba el disco "Patria", y en 1988 reelabora la "Cantata a José Artigas", obra conceptual única sobre la gesta artiguista. Esta obra es estrenada en 1989 con dos únicas funciones en el Teatro el Galpón con la voz y presencia de China Zorrilla.

La Intendencia Municipal de Paysandú realizó otra versión de la obra de Sampayo estrenada en el año 2000. En el Teatro Florencio Sánchez de Paysandú y luego en la Sala Zitarrosa de Montevideo. También actúa en la República Argentina, en el Estadio de Obras Sanitarias de Buenos Aires, acompañado por Los Trovadores, Marian Farías Gómez, Washington Carrasco y Cristina Fernández.

Desde 1985 Sampayo y sus nuevas canciones editadas en cinco discos compactos de Argentina y Uruguay vuelven a estar presentes en el repertorio de las nuevas generaciones de cantores populares uruguayos.

Aníbal Sampayo ha dedicado más de sesenta años a la música folklórica, desde la composición de canciones a sus estudios étnicos-musicológicos. En su prolongada actividad como creador se pueden encontrar momentos que han devenido en importantes hitos de la canción y la cultura latinoamericana.

A sus setenta y ocho años recién cumplidos, este embajador de la cultura musical uruguaya en el mundo se encuentra internado en una casa de salud de la ciudad de Paysandú, golpeado por el mal de Alzheimer, su esposa y compañera de toda la vida realiza enormes esfuerzos para atender la difícil situación económica que deriva de ello, porque Aníbal no cuenta en nuestro país con ninguna jubilación ni pensión.

Por lo expuesto, se entiende que es de estricta justicia el otorgamiento de una pensión graciable que le permita sobrellevar su enfermedad y vivir un poco mejor y más tranquilamente su vejez, en reconocimiento a su trayectoria artística y a su invalorable aporte a la cultura popular uruguaya.