domingo, 16 de diciembre de 2007

Duo Coplanacu


Nacieron en Santiago del Estero, una provincia esencialmente musical donde la música folklórica es un fenómeno cotidiano que se percibe a cada instante en el clima y en las maneras de relacionarse con el paisaje.
Para ellos la música se corresponde principalmente con la infancia pero también con todas las experiencias de la vida.

En el caso de Roberto las referencias más importantes se remontan a su padre quien tocaba la guitarra mientras que Julio se vincula con la música por el lado de su familia materna y especialmente a través de su madre, de quien heredó la afición por cantar.

Sus vivencias en la ciudad y el monte, el vínculo con las historias de la gente y el sentirse parte del paisaje fue gestando y tallando el “ser músico” en ellos.

A mediado de los años 80 corrían los primeros años de democracia y Córdoba, la ciudad donde Roberto y Julio se encontraban vivía una efervescencia social y cultural muy particular luego del fin del proceso militar.
En ese contexto y mientras el entusiasmo por la música popular crecía ellos se conocieron en el ambiente de las guitarreadas y las peñas (encuentros musicales informales) donde se congregaban artistas, jóvenes y estudiantes que llegaban desde diferentes lugares del país.
Ese clima sirvió como un caldo de cultivo en el que las inquietudes y la sensibilidad favorecieron las manifestaciones culturales promoviendo un pacto tácito que ayudó a insinuar el renacer del arte popular-musical en la ciudad.
Julio Paz y Roberto Cantos en un principio como solistas y a dúo más tarde, cantaron caminos en los reductos folklóricos de entonces dando así origen al Dúo Coplanacu, en mayo de 1985.

“Coplanacu es una palabra compuesta o mestiza. Que toma del castellano el término copla como célula de nuestro cancionero y del quichua, el sufijo nacu que da idea de reciprocidad, encuentro, comunicación. El sentido de llamarnos Coplanacu es que la copla es verdadera cuando es popular y es popular cuando nace de la gente hacia los cantores y los cantores la devuelven cantando a su pueblo”.

A principios de los 90,Andrea Leguizamón (cordobesa) quien estudiaba violín en el conservatorio se incorpora al dúo Coplanacu encontrando en el folclore un nuevo canal para expresarse sensiblemente.

“La música es nuestra forma de andar el camino”,dicen ellos, cuya carrera artística tiene la autogestión como característica notable dentro de lo que es la Producción musical hoy en día

La autenticidad de su canto y la honestidad de su propuesta, la armonía de las voces y los instrumentos y la casi perfecta conjunción de caracteres; moldeados en vivencias distintas pero enraizadas en un tronco común, contribuyeron a que esta "cruza" de santiagueños ocupe hoy un lugar destacado en la escena de nuestra música popular.



E-mail : contrataciones@coplanacu.com.ar
WEB : http://www.coplanacu.com.ar