sábado, 15 de diciembre de 2007

Claudio Toro


Nació en Córdoba. Creció entre poetas guitarras y cantores, escuchado y entonando las canciones de su papá.

El primer tema compuesto para Claudio se llama “ Duendecito estrellero” la poesía de Silvia Oliva y música de Daniel Toro. Luego llegó “Mi Principito”, que inspirado en el cuento del francés Antoine de Saint Exupery, con Néstor César Miguenz le dedicó con toda la ternura y el amor que sentía por él. Esta canción maravillosa de vigencia extraordinaria, estuvo presente en todas las actuaciones de su padre, y hoy no puede faltar en las presentaciones de Claudio, porque el público la reclama!!!

Cantó desde siempre, en todas las fiestas escolares, reuniones familiares, en radio, en televisión cuando acompañaba a su papá como por ejemplo “el mundo de Genaro”, un programa de Canal 13 donde entonó “angelito de mi Guarda” y junto con Daniel “Señor Caballo” letra de Luis Frontera, música de Daniel Toro.

A escondidas usaba el grabador portátil y a capela hacía “Dos palomitas”, Miguel Ángel del sol”, “Cuando tenga la tierra”, etc, etc, y pedía perdón por usarlo sin permiso.

Por ese entonces, 1976”Las Voces del Tiempo Nuevo”, acompañaban a D. Toro y hacían un espectáculo: “Vamos a andar la noche” Claudio con al voz blanca todavía podía cantar en el registro de ese buen trío femenino y se integraba a los coros.

Subió al escenario mayor Atahualpa Yupanqui a recibir el 1° Premio por “Zamba para olvidarte”, que defendía Miguel A. Morelli, porque su papa estaba actuando en otro festival.

Nadie que no haya vivido una instancia igual podrá comprender el dolor , la tristeza en que nos sumió la primera operación de cuerdas vocales de su papá a fines de 1979.

Una fecha luminosa : Reconquista 1983: 9 de enero día de su cumpleaños Irineo Fascili, presidente del Festival del Noroeste, Literalmente lo empujó al escenario y cantó ante una multitud de 20.000: “Vengo a darte la mano” y “Mi Principito”.

Le gustaban canciones de Silvio Rodríguez, “ Te doy una canción”,“Por quien merece amor”.

Siguió acompañando a su padre en actuaciones por todo el país.

Había un contrato con CBS Columbia que la grabadora no cumplió, comenzaron a grabar en forma independiente temas con poesía de Antonio Vilariño y música de D. Toro, como Algo para una pastora, algo para mi bolsillo, algo para mi madre, etc, que iba a reflejar el trabajo que ellos hacían en el escenario. Esas grabaciones las llevaron a Salta y firmaron con el sello J. A , que tampoco cumplió con lo acordado, Grabo temas como : Canción del árbol dolorido”, “soy ese” “canción para volver al mar”, “rejas de lluvia”, etc, etc, . Otro intento fallido.

En 1994 le salió un contrato para Santa Fe y se “aquerenció”.

Otra nube oscureció su cielo, sufría inflamación de laringe, comenzaba a cantar y se ponía disfónico. Padeció esta situación hasta el 5 de marzo de 2000, cuando el doctor Julio César Acosta y su equipo, le devolvieron el sonido a su garganta y el sentido a su vida artística.

Cuenta su visita a México como una delas experiencias mas importantes en cuanto a lo personal: dejo una semilla que espera pronto cosechar.

¿Todo llega en esta vida? No lo se Claudio enconito por fin a los componentes de ATILRA personas honestas y capaces, que interesados sol en aporta a la cultura nacional , hicieron posible la realización de”Sueños Dorados”. Para Héctor y Juan Carlos Ponce, Etin, Tero, colo gratitud eterna.

“Sueños Dorados”, intenta resumir sus 22 años con la música, tarea nada fácil para elegir canciones que por un motivo u otro son tan queridas!!!

Son trece temas y un bonus track.

La N°7 “Carusso”, con esta canzzonetta del repertorio italiano , se dio un gusto personal. La N° 14, presentación oficio de Miguel Ángel Toro, el menor de los hermanos, La versión creada y ejecutada en solo de guitarra de “El Antigal”.

Como referentes, autores, compositores o interpretes, de la vieja camada y dejando el parentesco de lado cree que Daniel Toro , en uno de los compositores e interpretes mas importantes del país.

Daniel Altamirano en mi poesía.

La inigualable vos de Mercedes Sosa, la dinastía Carabajal que tanto a dado a la música santiagueña.

De las mas recientes le gusta escuchar al negro Ehizaguirre (Nochero).

Y párrafo aparte para una de las mayores voces del planeta, que pude cantar desde el “Ave Maria hasta el “Arroz con leche”: Jairo.

Dice Claudio : “tenemos en quien fijarnos para aprender de la riqueza infinita de la música argentina.